Quiénes somos|Hemeroteca|Regístrate
FacebookTwitterPinterestInstagramRSS
Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Entrevistas
Mohamed Insa Sene, profesor: “Estoy enamorado de la ciudad de Madrid”
4-12-2016
Mohamed Insa Sene, profesor: “Estoy enamorado de la ciudad de Madrid”
De paso por Tetuán: charlas con vecinos que van y vienen

En la redacción del periódico brindamos la bienvenida al maestro Sene, de paso por Tetuán. Aprovecha la estancia para difundir el I Festival Senegal Flamenco, que tendrá lugar en Dakar durante este mes de diciembre. Corporalmente es alto, muy alto. Elegante. De trato sencillo, saborea las palabras y frases en castellano con amor. Me impresionan sus manos: son de pescador.

¿Qué piensa un senegalés de la capital de España?

Estoy enamorado de la ciudad de Madrid. Quizás porque todos los días bajábamos andando hasta el centro a tomar algo en La Mallorquina de la Puerta del Sol. Tenía 29 o 30 años. Pagaba 20 pesetas y me devolvían dos por un café con una palmera. Aunque llegué un 20 de noviembre, con la gente levantando la mano por la calle...

¿Es la primera vez que estás en Tetuán?
No, eso ya fue en 1979... Entonces me miraban de manera extraordinaria, curiosa, muy sana. A veces se nos acercaba la gente para preguntar de dónde veníamos y qué hacíamos. Esto es muy diferente ahora, volví en 2006 y la gente me miraba... no diría feo, pero de otra manera, hostiles. En el 79 nos miraban con curiosidad.
Hay anécdotas estupendas. Me fui a Francia con estudiantes de la Complutense y a la vuelta había una manifestación en Pamplona, por el Aberri Eguna, y cuando llegamos había problemas. Cuando bajé del coche… bueno, de joven era un poco más alto, vestía chaqueta, como los americanos y todo. De pronto, todo el mundo se fijó en mí. Hasta unos policías. Cuando pasé por delante levanté la cabeza como un presidente. También, en el Metro asustábamos a los pobres chicos que se refugiaban bajo las faldas de sus madres, o entre las piernas de los padres. Eso me dañaba, cuando asustábamos a los niños, no me hacía gracia.

Porque estudiaste Filología y viniste a perfeccionar el castellano…

Una suerte. Cuando estudiábamos el Bachillerato, las notas eran lo más importante y no había servicio de orientación. Para mí era difícil el español. Además, hice la prueba libre, era pescador. Cuando decidí volver a la escuela hice el examen con los apuntes de los compañeros. La buena nota que obtuve en Bachillerato fue buena suerte, era un examen oral. Yo me había aprendido de memoria los textos que iba a presentar, que no eran largos. Suerte que me preguntaron sobre la Generación del 98 y la pérdida de las colonias españolas, eran tres textos seguidos que casi contaban lo mismo, y lo saqué con buena nota.

Tus manos son de pescador.
Pescaba en el Océano Atlántico. Mi familia son pescadores de redes. Hay dos clases: las de playa y las de alta mar. Cuando se introdujeron las redes de alta mar, teníamos material de playa y mi hermano me dijo, ahora serás capitán. Pero es un poco complicado. Él y yo no teníamos la misma madre, sí el mismo padre. Un día se acercó y me dijo que tenía un buen nivel en la escuela y sería catastrófico que lo dejara. Así que me alejé de la pesca.

¿Y a qué te dedicas?
Actualmente tengo unas horas en la Universidad en Sant Louis, para los chicos que estudian inglés y español como segunda lengua. Somos muchos profesores de español. Y habrá más, porque con los colegios que tenemos de proximidad tenemos más profesores, desgraciadamente no tienen la misma formación que nosotros. Antes, tenías que estar licenciado, y luego íbamos a una escuela superior de Pedagogía. El nivel ha bajado en la universidad, porque el nivel ha bajado en el instituto.

¿Hay algún texto en castellano que utilices en tus clases todos los cursos?
Sí, por ejemplo, en el programa de Bachillerato está la Guerra Civil Española. Hay un texto de “La muerte de Artemio Cruz”, de Carlos Fuentes. Él se llama Lorenzo, mexicano, se encuentra con Lola, española. Es el relato de cuando Lorenzo se muere al cruzar la frontera, y cada año repito este texto, lo utilizo para explicar las atrocidades de la guerra; “y esas botas nuevas sobre la tierra seca, Lorenzo, y tu fusil al suelo, mexicano, y una marea dentro de tu estómago, como si llevaras el océano en las entrañas y ya tu rostro sobre la tierra con tus ojos verdes y abiertos y un sueño a medias entre el sol y la noche, mientras ella grita […] que la vida está del otro lado de las montañas, la vida y la libertad…”. Logro hacer llorar a los estudiantes.

¿Cómo es la juventud que sale de allí?
Es un problema muy complicado; los primeros que vinieron aquí fueron unos pescadores de Saint Louis. Este problema merece un libro de explicación, porque había gente de Senegal en España, pero no mucha. En mi ciudad no hay paro, incluso necesitamos mano de obra. Esos chicos vinieron porque tenían cayucos. Además, coincidía con la necesidad de mano de obra en Almería. Vinieron acompañados de sus amigos. Cuando la mafia se dio cuenta de que había una brecha para ir a Europa, empezaron a buscar cayucos; los primeros eran pescadores, los segundos eran hombres de negocios, pero ha habido muchísimos muertos. En parte porque empezó la represión de la Frontex y la salida de los cayucos es cada vez más arriesgada y hay muchas tragedias.

Cambiando de tercio para ir cerrando esta entrevista, ¿el flamenco gusta en Senegal?
Entre nosotros sí. Los amigos españoles se ríen de mí, porque mis referencias son muy viejas. “La bota que pisaba a tu padre te sigue pisando...”, me encanta. También me gustan las canciones de lucha y rebeldía.

 

Ramón Ferrer

COMPARTIR Agregar a TechnoratiAgregar a Del.icio.usAgregar a DiggIt!Agregar a Yahoo!Agregar a GoogleAgregar a MeneameAgregar a FurlAgregar a RedditAgregar a MagnoliaAgregar a BlinklistAgregar a BlogmarksAgregar a Facebook
Comentarios
Queremos saber tu opinión
Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedes registrarte aquí.

E-mail
Contraseña

Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.

 
  Guía de restaurantes|Directorio de empresas|Enlaces de Tetuán|Cartas al director|Contacto|Aviso legal
© 2013 Tetuán 30 días. Todos los derechos reservados