Martes, 23 de Octubre de 2018
FacebookTwitterPinterestInstagramRSS
Quiénes somos|Hemeroteca|Regístrate
Quieres anunciarte con nosotros?
Entrevistas
6-10-2018
“El humor está atenazado, nos la cogemos con papel de fumar porque hoy todo el mundo se ofende”
Tony Antonio, tetuanero, humorista y presidente de Ashumes
“El humor está atenazado, nos la cogemos con papel de fumar porque hoy todo el mundo se ofende”

Llegó a Tetuán con una semana, y ya apenas se movió de este barrio, que considera su casa. De aquellos años aún guarda la lechera con la que iba a las vaquerías y recuerda cómo le asustaban los grises y hasta el sereno, que era vecino. Ya adolescente, organizó en La Paloma una huelga, de la que salió con dos porrazos y la convicción de no hacer “ni una más”. Quedó primero de España y quinto del mundo en un campeonato de ebanistería, pero lo dejó para dedicarse al humor, porque veía que a las niñas lo que les gustaba era reírse. Le bautizó artísticamente Bobby Deglané y compró un chalé a Jesús Gil, que le dejó seis meses sin agua corriente. 20 años después triunfaría imitándole. En 2010 dio un emocionado pregón en las Fiestas de Tetuán, aunque algunos lo recuerden porque se tiró encima una botella de agua. En su currículum figura haber vuelto a juntar a Martes y Trece sobre un escenario, y haber promovido 1.500 acciones benéficas como presidente de la Asociación del Humorismo Español (Ashumes). La última, promover un monumento a Chiquito de la Calzada.

 

¿Cómo se le ocurrió fundar una asociación de humoristas? ¿Y eso para qué sirve?
Un día, volviendo de una gala, pensé que la de humorista era la única profesión del mundo sin profesores, y se me ocurrió que, por qué no, los que ya teníamos experiencia ayudáramos a quienes empiezan. Llamé a unos amigos y mi sorpresa fue que aparecieron veintitantos –Manolo Royo, Bigote Arrocet, Pepe Carabias…– y fundamos Ashumes, sin ánimo de lucro, para llevar la risa a todos los puntos.

 

¿Cuál es su principal actividad?
Hacemos festivales solidarios en hospitales, vamos a centros penitenciarios, organizamos galas cuando llega alguna desgracia, como el terremoto en Haití…, ahora estamos intentando hacer un monumento a Chiquito de la Calzada. Nos cuesta dinero, pero nos lo pasamos bien. Yo lloro mucho, no sé pedir para mí, pero para obras benéficas le hecho un morro que me lo piso.

 

También habéis acercado posturas en la polémica del monólogo de Rober Bodegas sobre los gitanos…
Sí, Rober no pertenece a Ashumes, pero es un compañero. Hemos contactado con la Sociedad Gitana Española y vamos a hacer un festival para que se vea que no estamos regañados, que ha sido una cosa puntual de un monólogo que ha podido sentar mal. Los gitanos ya han dicho que todo el dinero que se saque se va a donar para el monumento a Chiquito.

 

El humor está en el ojo del huracán. ¿Es ya la de humorista una profesión de riesgo?
Puede que sí. Esto suena raro, pero hoy tenemos más censura que cuando yo empezaba. Entonces sabías que no podías hablar de Franco, ni de la bandera, el ejército o los curas, pero de lo demás se hablaba de todo. Ahora yo no puedo decir “ese mariquita”, porque alguna asociación me puede denunciar. El humor está atenazado, nos la cogemos con papel de fumar porque hoy todo el mundo se molesta, se ofende. Hay mucha susceptibilidad y es mucho más difícil hacer humor.

 

¿Tiene límites el humor?
Para mí no vale todo. Depende de la educación, un país educado es un país que sabe hacer humor. Yo he visto a Gila y no soltaba un taco ni se metía con nadie. Tip y Coll… muchos. Pero si para hacer humor tienes que cagarte en no sé qué… y no digo que Rober se haya pasado, que igual ha dicho verdades, pero las verdades duelen. Tenemos libertad, pero debemos tratar de no hacer daño.


¿Qué le parece el auge de los monologuistas?
Todo lo que salga nuevo y haga reír, me encanta. Ahora todos son monólogos, pero Gila qué hacía entonces. Antes éramos showman, contabas chistes, cantabas, imitabas… otros salen y hablan de un tema, y algunos con mucha gracia. Algunos. Ves a Leo Harlem, a Enrique San Francisco, a Piedrahita… y te partes el culo. Pero la última vez que miré habían salido más de 15.000, y eso se está cargando la profesión, porque hay mucha oferta y no hay demanda. ¿Intrusismo? Prefiero no decirlo.

 

La política, ¿le da risa o ganas de llorar?
Ahora mismo, lo segundo. Yo tuve una época en que basaba el 80% del espectáculo en ella y ahora prácticamente no la toco, no están a la altura, no me dicen nada. Me hacen llorar, y pagar más, con lo cual lloro más todavía.


Es tetuanero orgulloso. ¿Cómo ve el barrio hoy?
El Tetuán de mi infancia era un barrio obrero, rodeado de vaquerías y sin agua en las casas. Las familias bajábamos a Capitán Blanco Argibay a tomar el aire y a jugar, porque no pasaban coches. Hoy ha cambiado todo, pero me encanta, porque es mi casa, donde están todos mis amigos. Cuando era joven tuve hepatitis, me dieron un mes de vida, pero me recuperé y el día del alta vine al Restaurante Gallego, era el año 79 y acababa de abrir. Desde entonces todos los jueves tenemos una peña, y rompo cualquier compromiso por no faltar a esas comidas.

 

Desahuciado y todo le compró un chalé a Jesús Gil…
Sí, yo había ganado algo de dinero, y estando en el hospital le firmé 60 letras para un chalé en Los Ángeles de San Rafael. Al final le cogí cariño, pero de Gil o te hacías amigo o como enemigo era una bestia. Estuve enfrentado seis meses a él y me cerró la llave del agua hasta que lo arreglé. Luego, 20 años después, me dijeron de imitarle y gané para pagar dos chalés más.

 

Ahora está centrado en el monumento a Chiquito, un genio al que todo el mundo adoraba.
Que te perdonen el éxito es muy difícil, es algo extraordinario. No triunfó hasta los 60, después de trabajar toda su vida. Me decía: “Tony, con el hambre que he pasado y ahora no sé dónde meter el dinero”. No todos tienen esa suerte. Hay algunos que se están yendo sin enterarse y en la miseria, pero Chiquito es un icono. Nadie habla mal de él, nadie. Así que se me ocurrió este homenaje.

 

¿Cuál ha sido el mejor humorista que ha visto?
Quedarme con uno es imposible. Yo soy humorista por Tony Leblanc, por Gila, por Esteso y Pajares, y también por Chicho Gordillo. Pero también te diría Tip y Coll, Faemino y Cansado… me gusta todo lo que hace reír. Como del marisco, me gusta hasta la conversación.

 

David Álvarez

COMPARTIR
Agregar a FacebookAgregar a TwitterAgregar a Google+Agregar a LinkedinAgregar a DiggIt!Agregar a MeneameAgregar a RedditAgregar a BlogmarksAgregar a Favoritos
Comentarios
Queremos saber tu opinión
Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedes registrarte aquí.

E-mail
Contraseña

Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.

 
  Noticias|Cultura|Deportes|Reportajes|Entrevistas|Opinión|Agenda cultural
Guía de restaurantes|Directorio de empresas|Enlaces de Tetuán|Cartas al Director|Contacto
Quiénes somos|Hemeroteca|Regístrate

© 2017 Tetuán 30 días. Todos los derechos reservados. Aviso legal